Las personas son como los Pokémon de la Zona Safari: a algunas hay que cortejarlas, a otras hay que picarlas y hacerse el duro con ellas, y otras están a punto de pokéball sin más. Cualquiera sabe esto, pero como sé que muchos de los que leéis esto sois un poco inadaptaditos, os voy a explicar mínimamente como funciona antes de que salgáis a tirar trozos de comida y piedras a las mujeres.


Antes de seguir y teniendo en cuenta que muchos os imprimiréis este artículo sin ni siquiera leerlo y os dirigiréis a vuestro club de ocio nocturno más cercano, tenéis que saber que hay cosas que hay que hacer antes de salir de casa:

· Investigad lo que se entiende por atractivo en el antro donde vas. Para los que vayan a decir que «lo importante es el interior», les recomiendo una guarnición de patata asada para tragarse semejante mentira, y si bien el atractivo es compensable con carisma, si tuviérais carisma no os haría falta esta guía. Si no tenéis un sentido de la estética, no hagáis experimentos, es mejor no llamar la atención que que las cool hunters de 16 años oriundas de estos lugares os señalen y se rían de vosotros. Por cierto, ir sin duchar no es una opción.
· Preparaos para oír la música del lugar. Si habéis escuchado anteriormente las canciones que pondrán en la sala (muy predecibles el 90% de las ocasiones), sentiréis una especie de alegría cuando pongan alguna canción que os sepáis, y no hay nada mejor para ligar que pasárselo bien, o que la gente crea que lo estás pasando bien.
Una vez ya en el sitio en cuestión, no os olvidéis de fingir que sois normales: bailad más o menos efusivamente (si vais a estar de pie sin hacer nada, mejor sentaos) y tened un cubata en la mano: con lo que cuestan es, a los ojos de la gente, como llevar un cetro de ámbar con un mosquito: demuestra que tenéis pasta de sobra. Tras dar más vueltas que Crash Bandicoot, localizaréis a un objetivo tarde o temprano. A partir de aquí todo depende de vosotros, pero por lo que he podido observar en mis noches de erudito con pluma y pergamino, estas maneras son muy frecuentes:


· Buscar contacto visual y una vez ejercido varias veces, ir y decirle algo. Esta es la manera de los auténticos románticos (más bien la de la gente precavida) y es bastante segura: siempre estás a tiempo de hacer una retirada, un arte que tendréis que dominar para evitar posibles cobras. Lo que hay que tener en cuenta es que la tía no te esté mirando porque sepa que tú la estás mirando y quiera comprobar que es todo una pesadilla, que ese psicótico no la está mirando; y que hay que saber lo que vas a decir de antemano para no parecer ni Rafa Mora ni Steve Urkel.
· Ir a fumar. Es una solución que muchos toman cuando son demasiado vergonzosos para entrar a alguien per se. Consiste en ir a la zona habilitada para fumar y pedir fuego, o cigarrillos, a quien nos interese. Yo personalmente no fumo así que siempre que me han pedido he dicho que no, y no sé lo que va después.
· Establecer contacto físico. Un método para los más atrevidos (o asquerosos) de la casa. Cabe destacar la gran distancia que separa el hacer la manita (dejar la mano muerta para rozar voluntariamente el dorso de la mano del objetivo) del perreo puro y duro, coger a las chicas de la cintura por detrás, etc. Cuidado si salís siempre por el mismo lugar, podéis acabar siendo considerados la gente a evitar del local.
· Entrar a matar. Tan simple como eso, arrimarse a alguien y meterle boca. Si creéis que esto no funciona estáis equivocados: simplemente no funciona siempre, pero la estadística está de nuestro favor: si se lo hacemos a 10 personas en una noche, ¿qué posibilidades tenemos de que todas ellas nos rechacen?
Y eso. Otro método bastante frecuente para ligar es el de drogarse, probablemente al rato os estaréis liando con alguien sin saber ni cómo habéis llegado a ello. Secretos de la divinidad, imagino. ¡Un abrazo amigous!

3 Comments:

  1. Anónimo no tan anónimo said...
    Contacto físico > Lo otro
  2. París_bien_vale_una_misa said...
    Jajaja, mi bueno mi querido maestro. Tomo nota XD.

    PD: Espero sepas quien soy.
  3. Anónimo said...
    te dicen choca,te dicen puta,te dicen ligera de casco...

Publicar un comentario en la entrada





Copyright dos mil trece, tu madre sobre mí se mece | El template lo hicieron unos tal GeckoandFly y luego lo trastocaron los de Blogcrowds.
Como te copies algo agárrate los machos, campeón. y lo diré en inglés: no part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.